La terapia en medicina Mente-Cuerpo es la utilización basada en evidencia científica de las diversas terapias estructuradas en programas de intervención según las patologías.

Hoy en día la Medicina Mente-Cuerpo se utiliza en la prevención y el tratamiento de las enfermedades crónicas no transmisibles y en aquellas en las cuales las hormonas del estrés influye en su origen y evolución como: la diabetes, hipertensión, dolor de espalda, fibromialgia, gastritis, fatiga y cansancio, Insomnio, psoriasis, ansiedad y depresión, cáncer,  enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, alergias, asma, infertilidad, migraña, colitis, hipotiroidismo, entre otras.

Se busca promover la salud en general al generar un estado fisiológico de armonía alostática llamado la «Respuesta de Relajación» que se opone a los estados fisiológicos de «inflamación crónica» los cuales están implicados en diversas enfermedades médicas.

Las estrategias aquí utilizadas, están sustentadas cientificamente por la psiconeuroinmunología y facilitan la capacidad de la mente de afectar la fisiología y los síntomas corporales de los participantes al Mountain Retreat que padecen o no una enfermedad clínica diagnósticada.

Las revisiones de Astin et al (2003) y Pelletier (2004) resaltan las evidencias clínicas que sustentan la utilización de las terapias mente cuerpo en patologías como:

  • Cefalea crónica.
  • Asma.
  • Enfermedad coronaria.
  • Lumbalgia.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Síndrome de intestino irritable.
  • Fibromialgia.
  • Síndrome de fatiga crónica.
  • Insomnio.
  • Artritis reumatoide.
  • Síndrome premenstrual.
    Dolor crónico.
  • Cáncer.
  • VIH/SIDA.
  • Osteoartritis.

Las terapias mente-cuerpo requieren la participación activa del participante por lo cual no son recomendables cuando no se cumple esta condición.

Programa Mente / Cuerpo del Mountain Retreat

Los Programas holísticos de Psiconeuroinmunología o Programas de la Medicina Mente Cuerpo para enfermedades crónicas están basados en distintas terapias estructuradas en un plan de intervención y seguimiento. 

El Programa de Medicina Mente Cuerpo, el cual se realizará en la modalidad de terapias familiares o individuales dirigidas a pacientes ambulatorios (no hospitalizados) con diagnóstico y tratamiento convencional de enfermedades crónicas y en las cuales, el estrés y la inflamación influyen en el curso de la enfermedad.

El programa se realiza en forma paralela a su tratamiento médico, de modo que los pacientes deberán continuar con su tratamiento según corresponda. Se trata entonces de un tratamiento integrativo, articulando el tratamiento de la medicina convencional con el de la medicina mente cuerpo y la terapia psicodélica.

Condiciones de ingreso al Programa

Los participantes que ingresan al Programa de Medicina Mente Cuerpo previamente deben haber sido diagnosticados y recibido los tratamientos médicos convencionales.

Al ingresar al Programa del Mountain Retreat se le explicará al paciente las características del mismo y cómo implementar estas estrategias a su protocolo de medicación psicodélica.

Se promoverá que realicen los ejercicios y terapia en su domicilio de acuerdo a lo indicado en el programa de peraparación e integración psicodélica.

Desarrollo del Programa

El Programa de Medicina Mente Cuerpo tiene una duración de 4 a 8 semanas y consiste en sesiones grupales y/o individuales con una duración de 20 minutos cada sesión (1 cada día).

El Programa considera la participación activa del paciente, debido a que incluye la práctica diaria domiciliaria de ejercicios de Escritura Terapéutica, Meditación, Imaginación Guiada, entre otras. 

El incorporar estas prácticas al estilo de vida del paciente o participante, se cumplirá con los objetivos de preparación psicofisiológica del programa.

Otras prácticas de medicina mente – cuerpo son: dibujo simbólico, utilizado en la consulta médica para diseñar las prácticas de visualización guiada y para evaluar el progreso del tratamiento, fortalezas de psicología positiva y el programa de felicidad, útiles para potenciar los tratamientos convencionales y holísticos.