Cannabis y salud mental: dos cosas sobre las que deberíamos saber más, sin embargo, muchos profesionales médicos le dirán con confianza que las dos no se mezclan. Pero, ¿podría el cannabis estar ayudando en lugar de perjudicar? Esta nota médica analiza los estudios emergentes sobre el cannabis en las enfermedades mentales y aborda algunos otros desarrollos realizados en las últimas semanas.

1. Mantenga la calma y siga medicándose

Los trastornos de pánico son una condición paralizante para muchas personas, y no existen muchos medicamentos efectivos para frenar o prevenir su desencadenamiento. Sin embargo, un estudio de Brasil, publicado en International Journal of Neuropsychopharmacology, muestra que el cannabis puede ser el siguiente mejor medicamento. Cuando los receptores correctos son activados por los cannabinoides correctos, los investigadores observaron un efecto ansiolítico en modelos de ratas.

2. A medida que aumenta la legalización, caen los suicidios

Un estudio publicado en el American Journal of Public Health encontró que “los suicidios entre hombres de 20 a 39 años disminuyeron después de la legalización de la marihuana medicinal en comparación con los de los estados que no la legalizaron. La relación negativa entre la legalización y los suicidios entre los hombres jóvenes es consistente con la hipótesis de que la marihuana puede usarse para hacer frente a eventos estresantes de la vida”. 

Si bien la correlación no significa causalidad, los hallazgos que impulsan más investigaciones sobre el cannabis en este tipo de problemas de salud mental son un paso en la dirección correcta.

3. Sueño menos apnea

Las índicas fuertes son una opción popular para los pacientes que buscan una buena noche de sueño, y un nuevo estudio sobre la apnea del sueño explica una de las razones por las que podría ser así. Se administró por vía oral una forma sintética de THC llamada dronabinol y se descubrió que mejoraba los ciclos de sueño en sujetos con apnea obstructiva del sueño. Sin embargo, existe cierta controversia sobre si los cannabinoides aislados, como los que se encuentran en los productos farmacéuticos sintéticos, se comparan con el poder curativo de la planta misma. Lo que nos lleva a…

4. La marihuana en una píldora es menos efectiva

Ha llegado el día en que podemos decir que el cannabis fumado, sí, fumado, es, en algunos casos, una mejor medicina que las píldoras de THC sintético aprobadas por la FDA como Marinol. Un estudio reciente fue el primero en comparar el cannabis fumado con Marinol en pacientes que trataban el dolor. Se observó que el cannabis tiene un inicio más rápido y una dosificación más flexible, lo que significa que los pacientes pueden administrar más de forma segura según sea necesario. También son importantes los numerosos cannabinoides y terpenos terapéuticos que se encuentran en el cannabis pero no en el marinol. Aunque es más duradero, Marinol requiere una dosificación cuidadosa y ha causado cuatro muertes desde su aprobación en 1985.